¿QUÉ HACER SI EN TU CASA HACE MUCHO FRÍO EN INVIERNO?

LA SOLUCIÓN DEFINITIVA PARA CALENTAR TU CASA EN INVIERNO

¿Cuando comienza el invierno, tu factura energética se encarece demasiado? Te damos soluciones para calentar tu casa y mantener una temperatura estable, sin gastar demasiado en calefacción. 

1. ¿Cómo mantener una temperatura agradable en casa? 

En invierno, hay hogares que se convierten en auténticas neveras. Por ello, se suele aumentar las horas de calefacción y su intensidad, pero esto hace que aumente la factura de la luz y no permite una sostenibilidad y eficiencia energética.

El vivir en pisos altos, casas a 4 vientos y la falta de aislamiento no permiten calentar el hogar fácilmente, y las casas se enfrían demasiado. Pero hay soluciones básicas que pueden bajar tu factura y evitar que el frío entre en casa. 

Por ejemplo, tapar las fugas de calor en muros y ventanas, donde suele haber pequeñas grietas por donde entra el frío. ¿Cómo? Con cintas o burletes adhesivos a prueba de corrientes de aire. 

Pero, la solución más efectiva es regular la temperatura, conservando una temperatura óptima y asegurando que se apague la calefacción cuando no estás en casa o estás durmiendo, para no malgastar energía. Para ello, se pueden utilizar termostatos y programadores, que permiten mantener una temperatura confortable.

Algunos termostatos permiten enviar el calor por estancias, solamente allí donde es necesario, ya que, en todas las viviendas hay zonas más frías que otras. Por lo tanto, regular el envío de calor según la habitación donde haga falta, permite un ahorro de energía y dinero

La temperatura aconsejada es de entre los 19ºC y 21ºC durante el día, y de entre 15ºC y 17ºC durante la noche, mientras dormimos.

2. Usar los nuevos sistemas de climatización reduce el impacto medioambiental

La aerotermia o el suelo radiante son sistemas más eficientes y respetuosos con el planeta, que facilitan nuestra vida diaria y permiten un funcionamiento continuo pero moderado. Por lo tanto, rutinas básicas tradicionales como ventilar la casa para renovar el aire o controlar la temperatura manualmente, según la hora del día, ya no son necesarias. 


Actualmente, hay nuevas rutinas que mejoran el funcionamiento del sistema, y además, es más barato. Con los nuevos sistemas de calefacción y ventilación, se puede mantener una temperatura constante en nuestras casas de forma automática, solamente se debe indicar la temperatura requerida en nuestro termostato y el sistema hará el resto. De esta manera, las instalaciones durarán más tiempo y tendrán menos problemas evitando forzar un uso intensivo.

3. Alfred Smart puede ayudarte a no vivir en un congelador

Vivir en una smart home permite regular la temperatura automáticamente y según las condiciones meteorológicas, sin que tú tengas que hacer nada, como ya comentamos en un post anterior. De esta manera, tu casa aprovechará las horas de mayor luz solar, permitiéndote vivir en un hogar sostenible y eficiente energéticamente.